Sin sentido

15 11 2009

Respiro y te miro.
Aun sabiendo que es el destino, me maravillo del mismo.
Por su estupidez y mis suspiros; lo que ambos algún día vivimos no son mas que palabras que mi memoria ha escrito con sangre en las sombras de la incertidumbre, de la indiferencia. La maravillosa sonrisa de una serie de desdichas que nos acompañan. Respiras en busca de la vida que perdiste. Y sabes que no hay más, porque te has encargado de destruirlo, des encantarlo. Sentimientos contenidos en hipocresía y una serie de manías que nos separan y nos mantienen a la expectativa, al borde de la nada. No me concedes la última mirada y sin embargo alargas tu partida, porque esperas que lo sienta. Y lo siento; siento no poder desearte, siento no poder decirte las palabras que deseas escuchar. Las que nunca me oirás pronunciar. Un susurro que me encomienda algo, algo que no logro descifrar. Algo que me lleva hacía la nada y la indiferencia de la vida. Espero, en lo poco que me queda, que nos queda, si es que queda, al fin, algo: que puedas perdonarme. Porque hay algo más que tu indiferencia y mis mentiras. Espero que entiendas que lo que has logrado es, simplemente, lo que te has propuesto y que es lo que me hace maravillarme. Levanto el velo y te beso.
Respiro y te miro… caigo en la cuenta de que todo está escrito: que lo nuestro no es más que un sinsentido.

Anuncios